La duquesa de Alba se traslada hasta Rute para apadrinar a dos ejemplares de la reserva de burros de Adebo

La duquesa expresó su “inmensa alegría” por  haber podido conocer la reserva de burros

La duquesa expresó su “inmensa alegría” por haber podido conocer la reserva de burros

Los burros de Rute ya pueden presumir de codearse con la nobleza. Si en 2008 la Reina doña Sofía conocía in situ la labor conservacionista de la asociación Adebo y la Fundación Casa del Burro, ahora la duquesa de Alba ha hecho lo propio. Cayetana se acercaba en la tarde del miércoles, 6 de abril, a la reserva ubicada en la Sierra de Rute para bautizar a dos ruchitos. Los nombres elegidos para la ocasión han sido “Pepín” y “Rosa”. Fue un encuentro fugaz, de apenas unos minutos pero suficiente para que Pascual Rovira, presidente de Adebo, viviera otra jornada “imburrable”, como él suele denominar a estos eventos. Para ella misma, también supuso “una alegría inmensa” su estancia. Siguiendo el peculiar ritual que se lleva a cabo en tales ocasiones, la duquesa roció a los dos pollinos con un chorro de anís de la tierra, del que se llevó unas botellas. Antes de subir a la sierra, Cayetana tuvo ocasión de “verse a sí misma” en la recreación en azúcar que hay en las instalaciones de La Flor de Rute.

Aunque no permaneció mucho tiempo, la duquesa confesó que le había “encantado” todo cuando había visto, desde la escultura realizada por Lluìs Muixì hasta el entorno de la sierra. No fue casual que, tras mostrarse muy agradecida “de corazón” por el trato recibido, se despidiera recordando a los presentes que vivimos “en un sitio realmente bonito”. No en vano, y pese a que su agenda siempre está llena de citas, manifestó su deseo de volver a Rute “algún día, cuando tenga tiempo”. Fue, en definitiva, una jornada entrañable, donde hasta hubo espacio para la anécdota. Se produjo cuando la cabra “Caramelo” se empeñó en comerse el ramo de flores que se le había regalado. En cuanto al destino de los dos burritos, “Rosa” vivirá en una finca que la Casa de Alba tiene en El Carpio, mientras que “Pepín” será trasladado en breves fechas a otra que la hija de Cayetana, Eugenia, tiene en Sevilla.

Pascual Rovira explicó que “Pepín” es hijo de “Arriera”, la burra bautizada en 1998 por el periodista Tico Medina, y de “Califa”, apadrinado por el escritor Antonio Gala. En cuanto a “Rosa”, es hija de “Camila”, bautizada en su día por el Premio Nobel de Literatura Camilo José Cela, y de “Siete Soles”, apadrinado por otro Nobel, José Saramago. El presidente de Adebo confirmó que esta visita se había gestado con cierta rapidez. Tan sólo hace poco más de una semana que se puso en contacto con él. De hecho, iba a haber venido antes, pero la cita definitiva se aplazó unos días para poder verse con el príncipe de Gales.

De esta forma, la duquesa se suma a la amplia nómina de arrieros de honor que han apadrinado el trabajo de Adebo y la Fundación. Para la concejala de Cultura, Magdalena Baena, desde el punto de vista de personalidades ilustres, ha sido una de las visitas más importantes, “después de la Reina, evidentemente”. Baena cree que contar con el apoyo de estas celebridades es “un orgullo y un honor para Adebo y para el pueblo de Rute”. Hay que tener en cuenta “la repercusión mediática” que supone. Pero además, la concejala destacó “los valores humanos” de la duquesa. Que con las dificultades que tiene para moverse por su salud, viniera a la sierra es algo que “tiene mucho mérito y demuestra un gran amor por los animales”.

Comparte esta noticia en Facebook

Deja un comentario

Encuestas

De cara a las posibilidades del turismo, ¿influye el hecho de que en Rute hayan cerrado los dos hoteles que había?

Resultados

Loading ... Loading ...

Deja un comentario